Fuente: Mar del Plata Golf Club

Etica y etiqueta deportiva

Difícilmente alcancemos a formarnos una idea exacta de la influencia que el golf, éste noble juego, ejerce sobre el nivel moral y cultural de los que en él se ejercitan con frecuencia.
Los principios de educación y de caballerosidad llegan a los clubs de golf y son inculcados desde la infancia. Si la práctica del juego no tiene nada nuevo que enseñarnos dentro de esos terrenos, siempre coadyuva al enaltecimiento de aquellos principios, contribuye a mantenerlos despiertos y latentes, ayuda a su cultivo, los pule continuamente, velando por su vigor y subrayando su importancia.
Muchos han aprendido a ser deportistas correctos y a saber valorar lo que tiene de noble la buena fe y la honestidad en el juego, que no es en suma sino una acción de la vida, para cuya práctica se requiere, ante todo, gente honesta y de recto proceder.
Es el Golf el que ha enaltecido a cientos de personas modestas, a quienes la dureza de su destino privó de cultura y educación siquiera rudimentarias; es el Golf el que les enseñó a comportarse correctamente en un comedor donde se sientan con ellos otras varias personas que se respetan mutuamente; el Golf es el que les ha descubierto un panorama moral cuya existencia ignoraban. Es el Golf, en fin, el que ha levantado su punto de mira y ha enaltecido sus anhelos; el que los transformó radicalmente.
Es el Golf un juego donde ha de prevalecer sobre todo la buena fe, y por lo tanto un juego para ser jugado exclusivamente por caballeros. En el Golf no se tolera, bajo ningún concepto, la mínima falta de etiqueta dentro “del tablero” compuestos para los golfistas.
Se puede ser caballero sin ser golfista, pero es imposible ser golfista sin ser caballero.
La condición de caballerosidad arrastra consigo una cantidad de obligaciones a las que ineludiblemente ha de guardarse estricta fidelidad. La buena fe y el honor, dos virtudes fundamentales del caballero y del golfista, pueden compararse a la juventud; se pierden una sola vez, para no ser recuperadas jamás.
“El deportista es aquel que no solamente ha vigorizado sus músculos y desarrollado su resistencia por el ejercicio de algún gran deporte, sino que, en la práctica de ese ejercicio, ha aprendido a reprimir la cólera, a ser tolerante con su compañero, a no aprovecharse de una vil ventaja, a sentir profundamente como una deshonra la mera sospecha de una trampa y a llevar con altura un semblante alegre bajo el desencanto de un revés.” (Punch,1850)

CULTIVAR, GOBERNAR, APRECIAR, DEFENDER E IMITAR

Tres cosas deben cultivarse en el golf:
La VOLUNTAD, la CONCENTRACION y el JUEGO.

Tres cosas deben gobernar en el golf:
El CARÁCTER, el LENGUAJE y la CONDUCTA.

Tres cosas deben apreciarse en el golf:
La CORDIALIDAD, la BONDAD y el BUEN HUMOR

Tres cosas deben defenderse en el golf:
El HONOR, las REGLAS y los AMIGOS.(1)

Tres cosas deben imitarse en el golf:
La CORTESIA, la LEALTAD y el BUEN SWING.

(1) “ La amistad es unión del alma entre dos hombres virtuosos; porque los malos sólo tienen cómplices; los voluptuosos, compañeros de vicio; los interesados, socios; los políticos, partidarios; los príncipes, cortesanos; únicamente los hombres honrados tienen amigos.” (Voltaire)

DIEZ PRINCIPIOS FUNDAMENTALES